Google+ Followers

Google+ Followers

Google+ Followers

jueves, 30 de abril de 2009

Letanias A la Santisima Virgen para pedir por la restauracion de la Misa Tridentina


LETANÍAS DE LA ORDEN DOMINICANA

Estas Letanías, muy diferentes de las ordinarias, fueron experimentadas como eficacísimas para obtener la protección de Nuestra Señora y su inmediato socorro en las graves tribulaciones. En una persecución promovida contra la Orden Dominicana en el año 1300, el General de la Orden ordenó se recitaran en todos los conventos, con lo que no sólo se obtuvo del cielo el cese de las persecuciones, sino que la Orden Dominicana fuera tenida en gran veneración y colmada de justos honores. Por ese feliz suceso se decía: Cavete a Litaniis Fratum Prædicatorum qui mirabilia faciunt (Guardaos de las letanías de los Hermanos Predicadores, porque obran maravillas)



Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Trinidad Santa un solo Dios, ten piedad de nosotros

Santa María, esperanza de los desgraciados y dulce consuelo de los atribulados, ruega por nosotros.
Santa María, Madre Santísima de Cristo,...
Santa María, Madre Virgen...
Santa María, Madre inviolada...
Santa María, Virgen de las Vírgenes...
Santa María, Virgen perpetua...
Santa María, llena de la Gracia de Dios...
Santa María, hija del Rey Eterno...
Santa María, Madre y Esposa de Cristo...
Santa María, Templo del Espíritu Santo...
Santa María, Reina de los cielos...
Santa María, Señora de los ángeles...
Santa María, Escala de Dios...
Santa María, Puerta del Paraíso...
Santa María, Madre y Señora nuestra...
Santa María, verdadera esperanza nuestra...
Santa María, nueva Madre nuestra...
Santa María, fe de todos los fieles...
Santa María, caridad perfecta de Dios...
Santa María, Emperatriz nuestra...
Santa María, fuente de dulzura...
Santa María, Madre de misericordia...
Santa María, Madre del Príncipe Eterno...
Santa María, Madre del verdadero Consejo...
Santa María, Madre de la verdadera fe...
Santa María, resurrección nuestra...
Santa María, por quien toda criatura se renueva...
Santa María, generadora de la Luz eterna...
Santa María, portadora del que todo lo lleva...
Santa María, virtud de la Encarnación divina...
Santa María, sala del tesoro celestial...
Santa María, generadora del que todo lo hace...
Santa María, arcano del celestial consejo...
Santa María, verdadera salud nuestra...
Santa María, tesoro de los fieles...
Santa María, hermosísima Señora nuestra...
Santa María, Iris lleno de alegría...
Santa María, Madre del verdadero gozo...
Santa María, camino nuestro hacia el Señor...
Santa María, abogada nuestra...
Santa María, estrella clarísima del cielo...
Santa María, más brillante que la luna...
Santa María, más refulgente que el sol...
Santa María, Madre del Dios eterno...
Santa María, que ahuyentas las tinieblas de la noche eterna...
Santa María, que borras el decreto de nuestra perdición...
Santa María, fuente de la verdadera sabiduría...
Santa María, luz de la recta conciencia...
Santa María, inestimable alegría nuestra...
Santa María, premio nuestro...
Santa María, deseo de la celestial patria...
Santa María, espejo de contemplación divina...
Santa María, la más bienaventurada entre las bienaventuradas...
Santa María, Señora clementísima...
Santa María, consoladora de los que a Ti recurren...
Santa María, llena de piedad...
Santa María, sobreabundante de toda dulzura...
Santa María, hermosura de los ángeles...
Santa María, flor de los patriarcas...
Santa María, humildad de los profetas...
Santa María, tesoro de los apóstoles...
Santa María, elogio de los mártires...
Santa María, glorificación de los sacerdotes...
Santa María, decoro de las vírgenes...
Santa María, lirio de la castidad...
Santa María, bendita entre todas las mujeres...
Santa María, reparación de todos los espiritualmente desvalidos...
Santa María, alabanza de todos los justos...
Santa María, conocedora de los secretos de Dios...
Santa María, la más santa entre todas las mujeres...
Santa María, esclarecidísima Señora...
Santa María, perla del celestial Esposo...
Santa María, Palacio de Cristo...
Santa María, Virgen Inmaculada...
Santa María, templo del Señor...
Santa María, gloria de Jerusalén...
Santa María, Hija de Dios...
Saeta María, Esposa amadísima de Cristo...
Santa María, Estrella del mar...
Santa María, extiende tu mano y toca nuestro corazón para que nos libres a nosotros los pecadores...
Santa María, diadema sobre la cabeza del soberano Rey...
Santa María, dignísima de todo honor...
Santa María, llena de toda dulzura...
Santa María, mérito del reino celestial...
Santa María, entrada a la celestial vida...
Santa María, puerta cerrada y sólo abierta al Príncipe del cielo...
Santa María, por quien llegamos al Señor...
Santa María, rosa inmarcesible...
Santa María, las más preciosa entre las puras...
Santa María, más deseable que todo tesoro...
Santa María, más elevada que el cielo...
Santa María, más limpia que los Ángeles...
Santa María, alegría de los Arcángeles...
Santa María, júbilo de todos los santos...
Santa María, honor, alabanza, gloria y confianza nuestra...

Hija de Dios, María, míranos.
Hija de Joaquín, María, ámanos.
Hija de Ana, María, recíbenos.

Cordera de Dios, puerta de la Esperanza, llévanos al Hijo.
Cordera de Dios, júntanos a El, virginal lirio.
Cordera de Dios, danos después del destierro el reino del descanso.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de NSJ

V. Dígnate recibir mis alabanzas, Virgen Sagrada.
R. Dame fortaleza contra mis enemigos

V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.


Te rogamos, Señor Dios,
por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen María
y todos sus Santos,
defiendas de toda adversidad nuestra Casa y Congregación
y la protejas de todas las asechanzas de los enemigos.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Que como se protegio a la Orden de santo Domingo ahora nuestra Señora proteja nuestra causa. Dios con nosotros. Jose Luis Ventrice