Google+ Followers

Google+ Followers

Google+ Followers

miércoles, 27 de enero de 2016

11 de febrero 2016: Benedicto XVI sigue siendo el Vicario de Cristo

A los tres años de su obligada renuncia, es cada vez más evidente que Joseph Ratzinger renunció al ministerio de obispo de Roma y a los cargos administrativos del Papado, mientras que manifestó que él mantendría el primado petrino y seguiría llevando sobre sus hombros la carga y la vocación de ser el Vicario de Cristo
Una de las más agudas y encendidas discusiones entre destacados canonistas italianos y vaticanos es la que se refiere a la invalidez de la renuncia del Papa Benedicto XVI al haber sido amenazado de cisma y de muerte
Quienes sostienen que la renuncia fue inválida argumentan que, si bien Ratzinger anunció que dejaba el papado libremente por no tener ya las fuerzas para enfrentar graves problemas de la Iglesia, su decisión no fue del todo libre, pues estuvo constreñida por dos amenazas: de muerte y de cisma. Esas coacciones, que vinieron a conocerse posteriormente, habrían hecho el acto de la renuncia jurídicamente nulo por inexistencia, dado que la presión moral a que fue sometido invalida ese acto.
 El grupo de canonistas que sostiene la invalidez de la renuncia tienen hoy al menos cuatro elementos a su favor.

 
Primero, la publicación de L´Avennire, el periódico de los obispos italianos que, en su gaceta del 7 de enero de 2015 reveló que Benedicto XVI fue objeto de una traición y de una conjura, mediante las cuales lo coaccionaron a dimitir. En la página 2 del periódico, sección editorial a cargo del director Marco Tarquinio, se lee: "hubieron ambientes que por motivos de poder y hostigamiento, traicionaron y complotaron para eliminar al Papa Ratzinger, y lo obligaron a renunciar".

Segundo, la revelación del sacerdote jesuita Arnaldo Zenteno en el número 3 de su "Informe" sobre la sucesión, en donde afirma que, cuando el recién electo Francisco fue a Castel Gandolfo para visitar a Benedicto XVI, éste último le confió, en el almuerzo, cómo una de las causas que más influyeron en su renuncia fue constatar las amenazas que recibió, "pues ya se había tomado la decisión de matarlo".



Tercero, la amenaza de cisma por la que un grupo de cardenales, sobre todo alemanes, le hicieron saber que tenían una lista con firmas de sacerdotes, religiosos, obispos y cardenales modernistas prontos a constituir una nueva Iglesia separa de Roma si él no aceptaba sus exigencias.

Esas dos amenazas, de muerte y de cisma, hacen que la resolución de Benedicto XVI está viciada in radice ("desde su raíz", no subsanable), ya que la violencia moral a la que fue sometido anula canónicamente la validez del acto de la renuncia.

Cuarto, la declaración del cardenal Godfried Danneels en la que admitió haber formado parte de un "club mafia", un grupo de cardenales diez cardenales que complotaron para que Joseph Ratzinger no fuera electo Papa en 2005, y para que renunciara una vez que sí fue electo en aquel cónclave.

Pero hay todavía una prueba más contundente que las cuatro anteriores, y es el discurso de despedida que el mismo Papa Ratzinger pronunció ante la curia romana el 27 de febrero, un día antes de tomar el helicóptero para retirarse temporalmente a Castel Gandolfo.

En esa alocución se refirió a la invitación que recibió de Dios cuando fue electo sucesor de San Pedro el 19 de abril de 2005. En esa ocasión dijo (párrafo 23) que la vocación que recibió de Cristo es ad vitam (para toda la vida) y que, por ello, nunca podrá renunciar a ella (como siempre lo entendieron todos los Papas en la historia de la Iglesia): "El siempre es también un para siempre, no hay más un retorno a lo privado". "Mi decisión de renunciar al ejercicio activo de ministerio (no al espiritual) no revoca esto (el primado petrino)".



Además, Benedicto estableció, ante los órganos jurídicos de la Iglesia, que él conservaría la sotana blanca, mantendría el apelativo "Su Santidad", conservaría las llaves de Pedro en su escudo, y seguiría siendo Papa, añadiendo simplemente el epíteto "emérito". Esto último es muy significativo pues, cuando el Papa Gregorio XII renunció, volvió a ser cardenal, y cuando el Papa Celestino V renunció, volvió a ser monje. No lo estableció así el Papa Benedicto XVI.


Ese discurso expresa claramente su convicción de que él seguiría siendo el Vicario de Cristo, y de que solamente estaba renunciando a los cargos administrativos del papado. En su mente, una cosa es el ministerio del obispo de Roma, y otra cosa es el primado petrino. Sic et simpliciter.

Gott mit uns comentario a la nota:

Verdaderamente, las cosas, son así el Papa Benedicto XVI, nop solamente fue obligado a renunciar por todos los puntos anteriormente sitiados, la prensa impia lo ataco constantemente, se le obligo casi a pedir disculpas a los infieles musulmanes, toda la prensa y muchos sacerdotes, incluido el que ahora aparece en el videito ecuménico con las intenciones del usurpador Bergoglio, quien tambien trabajo activamente en contra del Papa Benedicto XVI y ahora se hace el sorprendido de ser criticado por muchos catolicos y verdaderamente su autoridad, el mismo se hace llamar Obispo de Roma, por esa falsa humildad, que no tiene...
Se le presiono para que hiciera un segundo Asís, para alejarlo de los catolicos tracidionales, todo fue hecho a drede, es verdad que el participo activamente del Concilio Vaticano II, pertenencia al llamado grupo del Rhein, que tanto mal le hizo y le sigue haciendo ala Iglesia.... Y muchos altos clérigos, aceptaron y aceptan a los modernistas alemanaes por al contribución económica que con el diezmo obligatorio hace la Iglesia alemana a la Universal, que se metan sus marcos y sus euros en el lugar mas oscuro... 
También recuerdo que medios catolicos de prensa locales (Argentinos) ejemplo Radio Maria, Crsito Hoy y otros y tambien internacionales, no dejaban un segundo de comparar al difunto Juan Pablo II, con el Papa Benedicto XVI, no había una sola cosa que hiciera el Papa Benedicto XVI que no fuera como parada con las cosas del difunto Papa Juan Pablo II, santificado demasiado rápidamente, en  un proceso irregular por el mismo Benedicto XVI, que tambien cometió sus errores, deajndo que se comparara constantemente a su persona con Juan Pablo II, aceptando el clamor de Santo Súbito, sin esperar el debido tiempo y proceso (No juzgo si es Santo o no, eso es cosa de Dios, no mía), tambien el acercamiento a los sectores catolicos tradicionales, un acercamiento tímido, que exigía cosas que sabia de ante mano que los catolicos tradicionales no iban y espero no acepte jamas, el Motu Propio que librero la Misa de Siempre , que dichos ea de paso jamas fue prohibida, si silenciada y sobre sus silenciadores pesa una excomunión del Papa San Pio V... Por la Eternidad, así pues muchos Cardenales, Obispos, curas etc, que se oponen a la Misa de Trento, digamos a la Misa de Siempre, a la Misa Romana por excelencia, están excomulgados y su autoridad es nula.  
También estuvo el caso de Monseñor Williamson que hizo todo lo posible e imposible para que no se firmara un acuerdo con Roma, quizas haya tenido razon, viendo las cosas desde la perspectiva actual, mas se revelo contra su Superior Monseñor Fellay, filtro informacion, hablo de temas politicos considerados tabu,  adrede, para causar malestar y lo peor de todo, sembro la semilla de la discordia y la división dentro de la FSSPX. Dios lo juzgara por haber hecho esto que es gravisimo y tambien a todos los sacerdotes y feligreses, que dejaron al Fraternidad para seguir a un Obispo desobediente y díscolo, que mezcla religión con política nazi... Cosa que no tiene ni ton ni son... Pues el nazismo es una corriente política neopagana y anticristiana. 
En fin, yo siempre defendi la tesis, de que si bien el Papa Benedicto XVI, no deja de ser un Papa moderno por su formación, y algunos de sus hechos, es inegable que atajo nuevamente a muchos catolicos a lo que el llamo los tesoros escondidos de la Iglesia, no comparto llamar ritop Extraordianrio al que es el Ordinario Romano, o sea la Misa codificada por San Pio V, tras el Concilio de Trento y Rito ordinario, a la Misa Nueva, cercenada en gran medida y protestantizante... en pos de un falso eucumenismo que pone de rodillas a la verdadera Iglesia frente a las sectas y grupos heréticos protestantes.
Asi pues finalmente creo que el falso Papa Francisco, el usurpador de Bergoglio, desde un primer momento trabajo para la renuncia de su Santidad Benedicto XVI, conspiro constantemente contra el, que su falsa humilda, su falsa caridad, su maquiavelismo, su cinismo, son la cara mas oscura y desfigurada que nos traen los frutos podridos del Concilio Vaticano II.
Bergoglio no es Papa, trabaja para destruir la Iglesia y el catolicismo, no cree en el Verbo encarnado, promueve una falsa religión universal a la manera masonica y deista, no promueve la evangelización y mucho menos las misiones... Id y propagad el Evangelio, haced conocer a Cristo entre todas las Naciones, con VBergoglio este mandato de Nuestro Señor, esta casi llegando a su fin...
No ,e importa que me tilden de cismatico, desobediente, y todos los adjetivos, que los modernistas furibundos y hereticos quieran ponerme, no me interesan, ni tampoco sus falsas amonestaciones, no tienen ninguna validez, pues ellos ya no creen, las usan apra asustar a los catolicos conservadores, a lso temerosos de la autoridad, que si fuera justas y digna yo tambien temería, pues Pedro es el Vicario de Cristo.... Mas Bergoglio, el usurpador, no es Vicario de cristo, los que lo apoyan la mayoria, no representan ya a la Iglesia en verdad, y la multitud cómplice que calla, es tan culpable como los perpetradores de las ofensas hechas contra la santa madre Iglesia, su Vicario el Papa Benedicto XVI.
Para perla ahora estan denunciando en Alemania que el Coro de Niños que dirijio el hermano del Papa Benedicto XVI hubo 251 casos de abusos.... En fin hasta no destruir totalmente al Papa Benedicto XVI no pararan, quizas algun día lo liquiden y así, el usurpador Bergoglio estara a pleno con sus amigos heréticos masones y modernistas. 
Por suerte para nos y por desgracia apra los que se equivocan de camino, la justicia es de Dios y para esos perros no existirá misericordia, la falsa misericordia de Bergoglio es eso falsedad, no existe, pues su forma de pensar va en consonancia con la del heresiarca mayor Lutero, peca y peca fuerte la fe te salva. No hay axioma, mas dañino y falso que ese, a aquel que lo sigue tiene asegurada la amplia autopista del infierno. Gott mit uns!