Google+ Followers

Google+ Followers

Google+ Followers

jueves, 30 de abril de 2009

A Jesus Sacramentado


Oración
Oh saludable Hostia que abres la puerta del cielo; en los ataques del enemigo danos fuerza, concédenos tu auxilio.
Al Señor Uno y Trino se atribuye eterna gloria; y Él, vida sin término nos otorgue en la Patria Celestial.
Amén

ORACIÓN DEL PERDÓN
“¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman!”
ORACIÓN DEL ÁNGEL
“¡Santísima Trinidad!, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Te adoro profunda-mente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo presente en todos los Tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los que ÉL es ofendido.
Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.
El Ángel de la Paz a los pastorcitos de Fátima, 1916

ALABANZAS DE DESAGRAVIO
· Bendito sea Dios.
· Bendito sea su santo Nombre.
· Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
· Bendito sea el nombre de Jesús.
· Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
· Bendita sea su Preciosísima Sangre.
· Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
· Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
· Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
· Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
· Bendita sea su gloriosa Asunción.
· Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
· Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
· Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos. Amen.


ACTO DE DESAGRAVIO A LA SAGRADA HOSTIA
Corazón de Jesús sacramentado Rey de reyes y Señor de los que dominan, míranos postrados ante tu divina majestad, fijo los ojos en esa hostia eucarística, centro de nuestros amores, blanco de nuestras miradas y soberano objeto de nuestras adoraciones, alabanzas y desagravios, dígnate Señor mirar-nos compasivo, otorgarnos tu misericordia y perdonar nuestros pecados, que por ser TU quien eres infinita bondad, me pesa una y mil veces haberos ofendido.
Que la llama sacrosanta de vuestro amor inflame nuestros corazones, ilumine nuestras mentes y purifique nuestros labios, para que en unión de los coros angélicos que circundan tu trono celestial, y este tu trono eucarístico en la tierra cantemos tus loores y alabanzas en desagravio de las horribles blasfemias que contra ti se profieren en esa HOSTIA adorabilísima.
Y tú Virgen María, nuestra madre in-maculada dígnate bendecir y acompañar este humilde homenaje de nuestra fe y el constante tributo de nuestros labios, para que en unión tuya, de los coros angélicos y demás espíritus fervorosa-mente repitamos:
¡HOSTIA PURA!, ¡HOSTIA SANTA!, ¡HOSTIA INMACULADA!
Todos: ¡Seas por siempre bendita y alabada! (se repite nueve veces)
Adoremos y desagraviemos al Señor en todos lo sagrarios del mundo.
R: Y postrados ante El no cesemos en nuestras alabanzas: ¡HOSTIA PURA!,…
Adoremos y desagraviemos al Señor en todos lo sagrarios del mundo.
R: Y postrados ante El no cesemos en nuestras alabanzas: ¡HOSTIA PURA!,…
Oh saludable Hostia que eres la puerta del cielo y el cielo mismo está en ti, henos aquí atribulados y expuestos a la furia de nuestros enemigos, danos fuerza para combatir y auxilio para vencer. Amen.
Te adoramos Sacratísima Hostia, pan vivo, alimento de los Ángeles. Te adoramos Salvador nuestro, en ti creemos, esperamos en ti, te amamos sobre todas las cosas.
Oh sagrado convite en que se recibe al mismo JESUCRISTO, en ti se renueva la memoria de su pasión, el alma se llena de gracias y nos es dada una prenda de la futura gloria.
Les diste Señor el pan del cielo
R: Que en si contiene todo deleite
Oración: ¡Oh Dios! Que en este sacramento admirable nos dejaste el memo-rial de tu pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu cuerpo y de tu sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos amén.
Sea por siempre bendito y alabado el santísimo sacramento del altar.
Sea por siempre bendita y alabada la Santa e Inmaculada concepción de la bienaventurada Virgen María. Amén.
Que la paz del Señor y su Santo Espíritu estén siempre con nosotros, amén.

LETANÍA DE REPARACIÓN A NUESTRO SEÑOR EN LA EUCARISTÍA

Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo, Ten piedad de nosotros.
Señor, Ten piedad de nosotros.
Cristo óyenos.

R: Ten piedad de nosotros

-Dios Hijo, Redentor del mundo,
-Santa Trinidad, un solo Dios,
-Sagrada Hostia, ofrecida por la salvación de los pecadores,
-Sagrada Hostia, anonadada en el altar para nosotros y por nosotros,
-Sagrada Hostia, despreciada por los cristianos tibios,
-Sagrada Hostia, signo de contradicción,
-Sagrada Hostia, entregada a los judíos y herejes,
-Sagrada Hostia, insultada por los blasfemos,
-Sagrada Hostia, Pan de los ángeles, dado a los animales,
-Sagrada Hostia, tirada en el lodo y pisoteada,
-Sagrada Hostia, deshonrada por los sacerdotes infieles,
-Sagrada Hostia, olvidada y abandonada en tus iglesias.
*Sé misericordioso con nosotros, Perdónanos, oh Señor.
*Sé misericordioso con nosotros, Escúchanos, oh Señor.

R: Te ofrecemos nuestra reparación

-Por el ultrajante desprecio de este maravilloso Sacramento,
-Por tu extrema humillación en tu Admirable Sacramento,
-Por todas las comuniones indignas,
-Por las irreverencias de los malos cristianos,
-Por la profanación de tus santuarios,
-Por los copones deshonrados y lleva-dos a la fuerza,
-Por las continuas blasfemias de los hombres impíos,
-Por la impenitencia y traición de los herejes,
-Por las conversaciones indignas en tus santos templos,
-Por los profanadores de tus iglesias, a las que han profanado con sus sacrilegios,

R: Te suplicamos, óyenos.

-Para que plazca aumentar en todos los cristianos la reverencia debida a este adorable Misterio,
-Para que te plazca manifestar el Sacramento de tu amor a los herejes,
-Para que te plazca que los insultos de aquellos que te ultrajan sean más bien dirigidos hacia nosotros,
-Para que te plazca misericordiosamente recibir esta nuestra humilde reparación,
-Para que te plazca hacer nuestra adoración aceptable a Ti,
Hostia Pura, Escucha nuestra oración.
Hostia Santa, Escucha nuestra oración.
Hostia Inmaculada, Escucha nuestra oración.
*Cordero de Dios, que quitas los peca-dos del mundo, Perdónanos, oh Señor.
*Cordero de Dios, que quitas los peca-dos del mundo, Benignamente óyenos, oh Señor.
*Cordero de Dios, que quitas los peca-dos del mundo, Ten misericordia de nos-otros.
Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.
V. Mira, oh Señor, nuestra aflicción,
R. Y da gloria a tu Santo Nombre.

Oremos

Señor Jesucristo, que te dignas permanecer con nosotros en tu maravilloso Sacramento hasta el final del mundo, para darle a tu Padre, por la memoria de tu Pasión, gloria eterna, y para darnos a nosotros el Pan de vida eterna: concédenos la gracia de llorar, con corazones llenos de dolor, por las injurias que Tú has recibido en este Misterio adorable, y por los muchos sacrilegios que cometen los impíos, los herejes y los católicos.
Inflámanos con deseo ardiente de reparar todos estos insultos a los que, en tu infinita misericordia, has preferido exponerte antes que privarnos de tu Presencia en nuestros altares. Tú, que con Dios Padre y el Espíritu Santo vives y reinas, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén


ALABANZA
Alabado, adorado, amado y correspondido sea, a cada momento, el Corazón eucarístico de Jesús en todos los tabernáculos del mundo, hasta la consumación de los siglos. Así sea.

ORACIÓN A JESÚS EN EL SANTÍSIMO SACRAMENTO
¡Oh Divino Jesús! Yo os ofrezco mi pobre corazón, deseando que todos sus latidos sean otros tantos de amor y adoración. Vos, Señor, estáis siempre en vela bajo las especies Sacramentales, vuestro amor misericordioso nunca duerme ni se cansa de velar por los pecadores.
¡Oh Jesús amantísimo!, haced mi corazón cual lámpara encendida; en caridad se inflame y arda siempre en vuestro amor. Vela ¡oh centinela Divino!, vela por el mísero mundo, por los sacerdotes, por las almas consagradas, las extraviadas, por los pobres enfermos de cuerpo y alma cuyas noches interminables necesitan tu fortaleza y tu consuelo, por los moribundos y por estos tus humildes siervos, para que podamos servirte cada día mejor Señor.
Sea siempre bendito, alabado, adorado, amado y reverenciado el Corazón Sagrado de Jesús en todos los Sagrarios del mundo. Amén.
ORACIÓN
¡Oh Jesús, Sacerdote eterno! Guarda a tus Sacerdotes bajo la protección de tu Sagrado Corazón, donde nada pueda mancillarlos; guarda inmaculadas sus manos ungidas que tocan cada día tu Sagrado Cuerpo; guarda inmaculados sus labios diariamente teñidos con tu preciosa Sangre; guarda puros y despejados de todo afecto terrenal sus corazones, que Tú has sellado con la sublime marca del sacerdocio.
Que tu santo amor los rodee y los preserve del contagio del mundo. Bendice sus tareas apostólicas con abundantes frutos y haz que las almas confiadas a su celo y dirección sean su alegría en la tierra, y su hermosa e inmarcesible corona en el cielo. Amén.
(Recítese ante el Santísimo expuesto o ante el Sagrario, para que el Señor dé a su Iglesia abundantes Sacerdotes Santos).

Letanias A la Santisima Virgen para pedir por la restauracion de la Misa Tridentina


LETANÍAS DE LA ORDEN DOMINICANA

Estas Letanías, muy diferentes de las ordinarias, fueron experimentadas como eficacísimas para obtener la protección de Nuestra Señora y su inmediato socorro en las graves tribulaciones. En una persecución promovida contra la Orden Dominicana en el año 1300, el General de la Orden ordenó se recitaran en todos los conventos, con lo que no sólo se obtuvo del cielo el cese de las persecuciones, sino que la Orden Dominicana fuera tenida en gran veneración y colmada de justos honores. Por ese feliz suceso se decía: Cavete a Litaniis Fratum Prædicatorum qui mirabilia faciunt (Guardaos de las letanías de los Hermanos Predicadores, porque obran maravillas)



Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Trinidad Santa un solo Dios, ten piedad de nosotros

Santa María, esperanza de los desgraciados y dulce consuelo de los atribulados, ruega por nosotros.
Santa María, Madre Santísima de Cristo,...
Santa María, Madre Virgen...
Santa María, Madre inviolada...
Santa María, Virgen de las Vírgenes...
Santa María, Virgen perpetua...
Santa María, llena de la Gracia de Dios...
Santa María, hija del Rey Eterno...
Santa María, Madre y Esposa de Cristo...
Santa María, Templo del Espíritu Santo...
Santa María, Reina de los cielos...
Santa María, Señora de los ángeles...
Santa María, Escala de Dios...
Santa María, Puerta del Paraíso...
Santa María, Madre y Señora nuestra...
Santa María, verdadera esperanza nuestra...
Santa María, nueva Madre nuestra...
Santa María, fe de todos los fieles...
Santa María, caridad perfecta de Dios...
Santa María, Emperatriz nuestra...
Santa María, fuente de dulzura...
Santa María, Madre de misericordia...
Santa María, Madre del Príncipe Eterno...
Santa María, Madre del verdadero Consejo...
Santa María, Madre de la verdadera fe...
Santa María, resurrección nuestra...
Santa María, por quien toda criatura se renueva...
Santa María, generadora de la Luz eterna...
Santa María, portadora del que todo lo lleva...
Santa María, virtud de la Encarnación divina...
Santa María, sala del tesoro celestial...
Santa María, generadora del que todo lo hace...
Santa María, arcano del celestial consejo...
Santa María, verdadera salud nuestra...
Santa María, tesoro de los fieles...
Santa María, hermosísima Señora nuestra...
Santa María, Iris lleno de alegría...
Santa María, Madre del verdadero gozo...
Santa María, camino nuestro hacia el Señor...
Santa María, abogada nuestra...
Santa María, estrella clarísima del cielo...
Santa María, más brillante que la luna...
Santa María, más refulgente que el sol...
Santa María, Madre del Dios eterno...
Santa María, que ahuyentas las tinieblas de la noche eterna...
Santa María, que borras el decreto de nuestra perdición...
Santa María, fuente de la verdadera sabiduría...
Santa María, luz de la recta conciencia...
Santa María, inestimable alegría nuestra...
Santa María, premio nuestro...
Santa María, deseo de la celestial patria...
Santa María, espejo de contemplación divina...
Santa María, la más bienaventurada entre las bienaventuradas...
Santa María, Señora clementísima...
Santa María, consoladora de los que a Ti recurren...
Santa María, llena de piedad...
Santa María, sobreabundante de toda dulzura...
Santa María, hermosura de los ángeles...
Santa María, flor de los patriarcas...
Santa María, humildad de los profetas...
Santa María, tesoro de los apóstoles...
Santa María, elogio de los mártires...
Santa María, glorificación de los sacerdotes...
Santa María, decoro de las vírgenes...
Santa María, lirio de la castidad...
Santa María, bendita entre todas las mujeres...
Santa María, reparación de todos los espiritualmente desvalidos...
Santa María, alabanza de todos los justos...
Santa María, conocedora de los secretos de Dios...
Santa María, la más santa entre todas las mujeres...
Santa María, esclarecidísima Señora...
Santa María, perla del celestial Esposo...
Santa María, Palacio de Cristo...
Santa María, Virgen Inmaculada...
Santa María, templo del Señor...
Santa María, gloria de Jerusalén...
Santa María, Hija de Dios...
Saeta María, Esposa amadísima de Cristo...
Santa María, Estrella del mar...
Santa María, extiende tu mano y toca nuestro corazón para que nos libres a nosotros los pecadores...
Santa María, diadema sobre la cabeza del soberano Rey...
Santa María, dignísima de todo honor...
Santa María, llena de toda dulzura...
Santa María, mérito del reino celestial...
Santa María, entrada a la celestial vida...
Santa María, puerta cerrada y sólo abierta al Príncipe del cielo...
Santa María, por quien llegamos al Señor...
Santa María, rosa inmarcesible...
Santa María, las más preciosa entre las puras...
Santa María, más deseable que todo tesoro...
Santa María, más elevada que el cielo...
Santa María, más limpia que los Ángeles...
Santa María, alegría de los Arcángeles...
Santa María, júbilo de todos los santos...
Santa María, honor, alabanza, gloria y confianza nuestra...

Hija de Dios, María, míranos.
Hija de Joaquín, María, ámanos.
Hija de Ana, María, recíbenos.

Cordera de Dios, puerta de la Esperanza, llévanos al Hijo.
Cordera de Dios, júntanos a El, virginal lirio.
Cordera de Dios, danos después del destierro el reino del descanso.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de NSJ

V. Dígnate recibir mis alabanzas, Virgen Sagrada.
R. Dame fortaleza contra mis enemigos

V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.


Te rogamos, Señor Dios,
por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen María
y todos sus Santos,
defiendas de toda adversidad nuestra Casa y Congregación
y la protejas de todas las asechanzas de los enemigos.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Que como se protegio a la Orden de santo Domingo ahora nuestra Señora proteja nuestra causa. Dios con nosotros. Jose Luis Ventrice