Google+ Followers

Google+ Followers

Google+ Followers

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Resistiendo al peor papado en siglos.

Feliz RamadaM! Shalom Paisanos! Hello Masones, Hola camaradas bolchevos yo fui un fascista convertido a la MASONERÍA... Asi es el impresentable Obispo de Roma Bergoglio. A mi no me engaña, con su falsa caridad y su cara de gordo bueno.

Fuente Pagina Panoramacatolicointernacional Argentina.

Don Marcelo Gonzalez, durante años ha venido pisando los talones de la PÉSIMA GESTIÓN y peor aun de las malas juntas de nuestro actual Obispo de Roma Jorge Bergoglio, un personaje siniestro, e impresentable como Vicario de Cristo. Verdaderamente el fruto MAS amargo y podrido que hasta ahora nos ha brindado el nefando Concilio Pastoral Vaticano II.
A los catolicos conservadores, que se RESISTEN aun a criticar el Concilio y sus frutos, solamente les digo por sus frutos los CONOCIEREIS, los CATÓLICOS tradicionales y los neocon... como el que les escribe, ya hace tiempo los tradicionales y hace menos pero aun con mayor virulencia algunos neocon, nos hemos dado cuento de la iniquidad que hoy existe en gran parte de la JERARQUÍA eclesiastica y ni hablar de nuestra conferencia Episcopal PRECEDIDA por un primo de Raul Alfonsin, quien tanto mal le hizo a la Iglesia, con su ministro Dante Caputo... En fin nuestro conocido Monseñor Arancedo--- Y otros voceros como Monseñor Malfa, seguramente primero en la fila para suceder al odiado por Bergoglio Monseñor Aguer. Arzobispo de la Plata.

Recordemos algunos protegidos del Arzobispo de Buenos Aires, busquen archivos yrecuerden como los protegio.
Monseñor Maccarone frecuentador de Taxiboys y otros pecaditos por el estilo.
Monseñor Bargallo, ex presidente de Caritas, Obispo amancebado y Adultero. Con la plata de Caritas paseando en Hoteles de Lujo en el Caribe con su amante una mujer casada y padrino de uno de sus hijos...Una joya que fue elogiada y aplaudida por el Arzobispo Bergoglio cuando tuvo que dejar su cargo.
Monseñor Storni... Abusador de seminaristas.
Monseñor Karlic, destructor del seminario de Parana , en otros tiempos formador de excelentes sacerdotes.
Monseñor Zucunza, amancebado con una viuda cuyo marido estaba moribundo y asi podemos seguir enumerando casos bien documentados por diversos blos locales. Sepodria seguir enumerando la mala obra que Bergoglio hizo en la Argentina como Arzobispo , su enfrentamiento con el Nunciao Apostolico durante el Reinado del Papa Benedicto XVI... Etc Gott Mit uns!
Sólo podemos decir: "Bienvenidos" a los amigos que llevados por una saludable "onda retro" han resuelto desempolvar las iniquidades del fallecido -Paco Pepe dixit- Card. Bergoglio que ahora es Francisco.
Pero Bergolio ES Francisco, y Franciso ES Bergoglio, lamentablemente.
No voy a criticar a un venerable caballero español, como el susodicho, que a santo de tal tiene derecho a ser más papista que el papa, como bien decía Ignacio Anzoátegui de sí mismo. Y en el sentido que lo decía Anzoátegui yo lo soy también: más papista que el papa, mucho más que este papa y por lo tanto, por el papado, resisto al mal papa, al peor papa en siglos… tal vez de todos los siglos.
Veleidades, dirán algunos. Tal vez. En otro tiempo la cosa iba por el la desintegración de la lilturgia, el ecumenismo y otras sutilezas. Discusión difícil de llevar al terreno popular. Pero ahora está en riesgo la propia integridad de la moral básica: no sea que el elogio a los que tienen cierta "orientación sexual" que hizo el Sínodo y publicó Francisco aunque no hubiese sido aprobado por la asamblea, se vuelva, de aquí a un año, de laudatorio en obligatorio.
Y si lo anterior fuera poco, que no lo es, ahora los que vamos a misa los domingos, nos casamos sacramentalmente, cumplimos los preceptos de la Iglesia, rezamos el rosario y nos sentimos en paz por estar en “gracia de Dios”, somos unos hipócritas… Solamente hay una prueba de catolicismo puro: el bolsillo.
No, me declaro en estado de resistencia activa. 
Siguiendo a Anzoátegui, y como quien tiene más de una gota de tuco corriendo por sus venas, reclamo los fueros del Dante, que era un deslenguado con ciertos papas, y con mucha razón. No obstante lo cual el Magisterio le ha dedicado incomparables elogios. Y también, en honor a la italianidad, destaco la valentía y la inteligencia de muchos tanos frente a este papado que propicia lo nefando.
Un cardenal ha dicho que no daría a leer la Relatio post Disceptationem a un adolescente… por razones morales... a eso hemos llegado, créase o no. Mas no oigo voces españolas ni francesas que digan esto en el clero oficial… y sí italianas, y norteamericanas, polacas, australianas, sudafricanas, pero sobre todo italianas y estadounidenses.
En otro artículo reprodujimos con comentarios, el de The Wanderer, que abre una serie de recolecciones sobre la obra de Jorge Bergoglio, Cardenal Arzobispo de Buenos Aires y mandamás oficial y oficioso de la Conferencia Episcopal Argentina. Más vale tarde que nunca. De todos modos, creo que además de una cronología de hechos hay que remarcar un patrón de conducta y un plan seguido con obstinación y voluntad a toda prueba. Y esto no para enfurecer y desesperar, sino todo lo contrario, para tomar una fría decisión: emprender una resistencia activa.
La “matriz” bergogliana
Los grandes hechos bergoglianos han estado signados por estos valores centrales: dinero, poder, maricas.
El dinero ha desaparecido aspirado con fines ignotos: de la UCA principalmente,  y también de todos los afluentes voluntarios o no que recibió el gran río de plata del Arzobispado de Buenos Aires.  No preguntemos por Caritas Argentina, pozo negro de corrupción. Vayamos a los saqueos realizados sobre personas e instituciones inocentes.
El caso de las monjas fundadas por la madre María Antonia de Paz y Figueroa, la Madre Antula, muerta en olor de santidad, cuya causa de canonización está detenida por arrebato de fondos a manos de cierto comisario apostólico designado por nuestro actual pp., que además destruyó la orden de las Hijas del Divino Salvador, echando a quienes se resistieron a abandonar su espíritu y dejando en su lugar a quienes accedieron a entregar espíritu, alma, voluntad, tal vez algo más íntimo por decirlo así, y sobre todo los inmensos bienes heredados por la tradicional orden religiosa fundada por la venerable santiagueña.  Para más datos, el dicho obispo auxiliar ya no lo es, porque acaba de ser nombrado titular de la Diócesis de San Justo, por el mismo mandante, ahora en calidad de papa, que siempre premia los méritos.
El poder ha sido el centro de gravitación del gobierno de Bergoglio. Como el fallecido, esta vez sí, Néstor Kirchner, que quería la plata para tener poder (y luego el poder para tener más plata), Jorge Bergoglio cultivó con un admirable ascetismo la acumulación de dinero para acumular poder.
Por el poder, “llamáme Jorge” fue capaz de pasar de neofascista amigo de Guardia de Hierro, movimiento peronista de choque, de denunciador de subversivos (poco peligrosos, solo para quedar bien, ver Iglesia y Dictadura de Emilio Mignone) a cardenal protector de las madres de Plaza de Mayo, línea fundadora y de los “mártires palotinos”, muertos durante la represión militar contra los movimientos de insurgencia en la Argentina.  Ahora nos enfrentamos a la beatificación del Card. Pironio. Ya fueron subidos al podio todos los papas conciliares, y bajados casí simultaneamente a patadas -doctrinalmente hablando- en particular a Paulo VI y Juan Pablo II durante el “sínodo del infierno”, como lo ha llamado con acierto Michael Matt, editor de The Remnant.
La Iglesia de la Publicidad
De Bergoglio cabe decir sin exageraciones que preparó su acceso al pontificado con minuciosas técnicas de publicista.
Elaboró una imagen pública de santo asceta viandante en subterraneodevolvedor de banditas de goma y apagador de luces innecesarias en las parroquias, para confundir a la opinión pública con una bien promocionada humildad y sencillez. Su objetivo fue llegar al poder, lo trabajó laboriosamente con ricos amigos influyentes de diversos centros de irradiación político-financieros, como masones (que celebraron su llegada al poder oficialmente), sociedades hebreascírculos musulmanes, movimientos carismáticos católicos y protestantes (telepastores varios) guiado por su compañero de ruta Judas Cantalamessa. ¡Bendiciones, amigos!
Trabajó cuidadosamente su imagen “popular” convocando prostitutascartonerossobrevivientes y familiares de discos incendiadas, con todo y zapatillas al viento, pero nunca los exhortó a la conversión, a ir a Cristo a pedir perdón por sus pecados. Todo para la foto, todo para el fotógrafo casual que lo encontraba en donde quería ser encontrado.
Ese Bergoglio con cara de velorio, ojeroso y desnutrido no parece, pero es, el mismo gordito sonriente que abraza a las multitudes. ¡Qué cambio asombroso! Lo ve todo el mundo, nadie, casi se anima a decirlo. Solo el irresponsable de Poli, sucesor y el más irresponsable de Rubén Dri, enemigo jurado por izquierda. Lo dice también uno de los publicistas del asceta explicando lo inexplicable.
Pero la publicidad es frágil y no siempre todos los medios responden homogéneamente en su aporte a una figura coherente. La publicidad es un compromiso espurio que se debe sostener como un conjunto de platillos girando sobre palitos: requiere un malabarista corriendo todo el tiempo de un lado a otro, y aún así, a veces se trastabilla y algún plato cae estrepitosamente.
Pese a la fama de enemigo del gobierno kirchnerista, sus homilías nunca dijeron nada sustancial, y solo la poca cabeza o la estrategia de confrontación de los Kirchner pudo haber hecho de él un enemigo. De hecho, en cuanto llegó al poder en la Iglesia confirmó su conducta permanente: la amistad hacia los mandamases de la Década Ganada y su séquito de camiseteros y portadores de salamines, al punto hacer callar a Hebe de Bonafini, a Estela de Carlotto, luego recibida por Francisco, y más recientemente de forzar a Horacio Verbitsky a retirar sus artículos críticos de la web.
Esta conducta tan insólita solo puede deberse a las presiones de la Casa Rosada y ha sido objeto de burlas de periodistas como Jorge Lanata, quien además, en el mismo programa expresó un juicio que anticipa la decadencia que ya se puede ver a nivel internacional.
Lanata dijo ante una audiencia millonaria el domingo 23 de noviembre: “El papa puede recibir a quien quiera (…) como cátolico (sic) no me gusta que el Papa reciba a un chorro” en referencia al sindicalista portuario archienriquecido con el saqueo de fondos públicos y sindicales.
 A mayor abundancia “El Caballo” Suárez, el sujeto en cuestión, se jacta de amistad y trato familiar con el actual papa. (Ver el vídeo vinculado, especialmente en 1.08 minutos). Recordemos que Suárez fue un activo militante de la derecha política militar bajo las órdenes de Aldo Rico, el líder del levantamiento de 1987. Otra reliquia del “Bergoglio de derechas” que reaparece, a pesar de los sacrificios de Verbitsky, por años máximo asesor ideológico de Cristina Fernández de Kirchner.
El escritor y analista político Jorge Asís, otra voz importante en el periodismo político nacional, se refiere al papa como “San Borocotó”, en alusión al conocido comentarista deportivo que apenas fue elegido diputado nacional por la oposición vendió su pase al oficialismo de un modo tan descarado que de su apelativo se acuñó un nuevo término político, “borocotización”, como sinónimo de entrega al poder a cambio de ventajas.
Bergoglio es un hombre de poder. Por eso, cuando se aparta con asco de los “principes del Renacimiento” uno se pregunta si no sobreactúa para que no descubramos sus verdaderos modelos de gobierno.
Finalmente, los maricas. Cuando la pelea contra el “homomonio”, que sería la puerta de entrada de esta perversión a Hispanoamérica, Bergoglio permaneció a un costado, haciendo trascender una cartita dirigida a ciertas monjas para salvar la ropa ante Roma, pero bloqueando toda acción efectiva. No movió un dedo realmente contra esta espantosa perversión, que el gobierno de los Kirchner introdujo por la ventana solamente para complacer a los poderes internacionales.
Por eso no sabemos a ciencia cierta si su debilidad por los homosexuales (entiéndase, por darles cargos de poder yrodearse de ellosdarles protagonismo) tiene que  ver con la percepción tal vez acertada de que son el lobby más poderoso del momento. A mayor abundamiento ver aquíaquíaquí, y muchos más
De pertenecer a esta secta están más que sospechados sus principales colaboradores allá y acá. Los cercanos y más encumbrados o permanentes. Aunque lo más llamativo es la consigna evidente de elogiarlo publicamente, como el reciente caso de Elton John, cantante británico que convive públicamente desde hace años con un partenaire homosexual y ha “tenido” dos hijos por alquiler de vientre.
Alargar esta crónica es inútil.  A diario Francisco busca sorprendernos con giros y maniobras de saltimbanqui ideológico para quedar parado en las más extrañas posturas, contradictorias, ridículas y muchas veces obscenas. Y en tanto va eliminando de la Curia Romana a las personas que detesta o le bloquean el camino, genera recíprocamente una oleada de resistencia. Podría decirse que todos quienes tienen una concepción tradicional (o meramente natural) de la vida matrimonial y las relaciones entre los sexos están en estado de máxima alerta.
Y quienes consideran que cumplir con los preceptos de la Iglesia, lo que es obligatorio, y sentirse “en gracia de Dios” porque viven conforme a estos preceptos o se arrepienten de las faltas cometidas contra ellos y las confiesan sacramentalmente (pecadores, en definitiva, pero con Fe y deseo de seguir a Cristo) han caído en la categoría de“hipócritas” vacíos de todo valor católico, a no ser que prueben su fidelidad “con el bolsillo”.
Sepa disculpar el lector si me repito, pero esto es, verdaderamente, El Horror. Ahora bien, este Horror tiene un costado bueno: nos lleva al fondo. Y ya se ve que el rebote comienza. Por eso, más que “recordar con ira” conviene mantener fresca la memoria, sí, pero con mansedumbre y esperanza. Esto es demasiado frágil, demasiado humano, demasiado del Diablo para durar mucho. Vigilancia, penitencia, oración (Santo Rosario) y esperanza sobrenatural son la fórmula para sobrevivir a este tiempo de prueba, con más la verdadera MISA, no la que produce antigracias.
Tal vez de tanto lamentar lo que vemos no seamos capaces de comprender lo que comienza, la restauración de la Iglesia en la resistencia activa de muchos, encabezados por importantísimos y dignísimos miembros de la jerarquía. Será un camino a ver, pero hoy por hoy parece ya evidente que es un camino que se va abriendo

La Gran División en la Iglesia es una línea entre entre la fidelidad a Nuestro Señor Jesucristo y su doctrina inmutable; o infidelidad a Cristo, que es, la adulteración de la Fe.

La gran división – El Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca: “La comunión de ‘divorciados vueltos a casar’ es un ataque a la indisolubilidad del matrimonio.”




Fuente Blog Adelantelafe.com
Curiosamente, el arzobispo Stanislaw Gadecki, de Poznań, presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, cuya presencia y firmeza eran tan importantes en el Sínodo de octubre, repite la misma línea que ha mencionado el Cardenal George en su entrevista con John Allen: Las diferencias se están volviendo tan amplias dentro de la Iglesia, tan crudas, que no estamos hablando más acerca de “liberales” y “conservadores”, o izquierda y derecha, sino de lo que es verdadero y lo que es falso, sobre los que son fieles o infieles al Magisterio.
La Gran División en la Iglesia es una línea entre entre la fidelidad a Nuestro Señor Jesucristo y su doctrina inmutable; o infidelidad a Cristo, que es, la adulteración de la Fe.
El Arzobispo (él mismo considerado un “liberal” hasta no hace mucho tiempo), en declaraciones a los periodistas, también ha explicado cómo la Oficina de Prensa de la Santa Sede trató de manipular a las conferencias de prensa durante el Sínodo.
Mons. Gadecki: “El Episcopado tomará una serie de iniciativas en el espíritu del Sínodo sobre la Familia”
14 de noviembre 2014
La cuestión de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar, no puede ser resuelto por razones teológicas -explica Mons. Stanisław Gadecki durante la reunión de hoy con los periodistas en la secretaría del Episcopado (Polaco)-. El presidente de la Conferencia Episcopal Polaca (PEC) informó a los periodistas que los obispos polacos, que se reunirán para un retiro en Jasna Góra, a finales de noviembre, tendrán una serie de iniciativas siguiendo el mensaje de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos dedicado a la familia, que tuvo lugar en Roma en octubre.
Hablando de la competencia de la institución del Sínodo de los Obispos, explicó que el Sínodo es sólo un órgano consultivo del Papa, pero las decisiones son tomadas por el mismo Santo Padre, después de escuchar las opiniones de sinodales. Sin embargo, estas opiniones no tienen un carácter vinculante para el Papa. El Sínodo formula ciertos pensamientos tentativos para el Santo Padre, sin embargo, el texto final del Sínodo no es vinculante para él. Por otra parte, las votaciones que se efectúen en el Sínodo no son decisiones de una importancia doctrinal, se toman sólo con el fin de ayudar a los obispos para alcanzar una más completa visión común – explicó el arzobispo de Poznan-.
En cuanto a la propuesta que fue presentada durante el Sínodo, de admitir la Sagrada Comunión, bajo ciertas condiciones, de las personas que están divorciados y que viven en nuevas relaciones, Mons. Gadecki respondió que, según su opinión, se trataba de un intento de “atacar el indisolubilidad del matrimonio”, lo que podría conducir a cambios en la comprensión del sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.
Agregó que es consciente de que la práctica de dar la comunión a divorciados viviendo en nuevas relaciones, es cada vez más generalizada, y la encuesta pre-sinodal reveló la magnitud de este fenómeno. Esta encuesta, agregó, demostró que la crisis del matrimonio y la familia no es sólo una cuestión polaca, sin que es extensa y afecta a todos los continentes. El porcentaje de divorcios y el número de niños perjudicados por éste, son aterradoras.
Mons. Gadecki explicó que el postulado de permitir la Comunión de divorciados viviendo en nuevas relaciones, fue planteada por el Sínodo sobre todo por iniciativa de los círculos alemanes y sudamericanos. En Alemania, en la práctica, nadie va a la confesión más, sin embargo, todo el mundo (incluyendo divorciados) procede a recibir la Santa Comunión.
En América del Sur, por el contrario, el problema es que las personas que están divorciadas y que viven en las nuevas relaciones, a menudo se unen a sectas, donde reciben la comunión y la bendición. Esta es una de las razones importantes del desarrollo tan fuerte de sectas en este continente. Tal situación crea una presión sobre los obispos de América del Sur para oponerse a este proceso.
Mons. Gadecki, explicó que no es posible resolver el problema en el plano teológico, porque la teología católica se basa en las páginas del Evangelio donde Cristo prohíbe el adulterio. Esta prohibición fue transmitida a nosotros por Cristo en condiciones igualmente difíciles como hoy, tal vez incluso más difíciles, porque los paganos a convertirse al cristianismo tenían situaciones maritales, aún más irregulares maritales, incluso con respecto a los matrimonios entre parientes cercanos.
Por tanto -subrayó Mons. Gadecki-, en la Tradición de la Iglesia, también claramente explicado en el Catecismo, no existe la posibilidad de la absolución y la Santa Comunión a una persona que está en una situación de divorcio y que permanece en una nueva relación. No existe la posibilidad de un cambio de este tipo de la doctrina de la Iglesia para admitir otras soluciones, incluso las restringidas a casos específicos. Esto es especialmente cierto, si uno es consciente de que las excepciones no tardarían en convertirse en una regla. El arzobispo de Poznań informó a los periodistas, que a los ojos de los obispos de muchas regiones del mundo, por ejemplo, de Europa Central y Oriental, tal cambio sería absolutamente impensable.
Mons. Gadecki explicó que no se puede guiar solamente por categorías sociológicas, porque la a la Iglesia la verdad no se da por consenso. La Iglesia tiene la obligación de ser fiel a la doctrina. Cualquier solución “positiva” a este problema sólo serviría como un “alisar” la situación sociológica existente en algunos países, por ejemplo en Alemania.
Aprovechó la oportunidad para explicar que las personas que viven en las nuevas relaciones, a la luz de las enseñanzas de la Iglesia, no se ven privados de la posibilidad de recibir la Santa Comunión, pero sólo bajo la condición de que viven por los principios del llamado “matrimonio blanco”. Esto significa que no se dedican a una actividad sexual, que está reservado para el matrimonio sacramental. Según él, de esta manera (es decir, vivir en la castidad) debe ser alentada.
Mons. Gadecki admitió que ya ha participado en tres sínodos y que, por lo tanto, puede hacer ciertas comparaciones respecto a la organización de las discusiones sinodales, así como sobre los métodos de informar a los medios de comunicación sobre estos debates. Cuando ABP. Nicola Eterovic era el secretario general del Sínodo, se pidió a los padres que se abstengan de hablar con los medios de comunicación durante la sesión del sínodo, aunque se publicaron sus discursos oficiales. Ahora, cuando el cardenal Lorenzo Baldisseri, que no ha participado en los sínodos anteriores, se convirtió en el secretario general, no hubo publicación de discursos, pero uno podía hablar con los medios. Además, al principio de la sesión, el Papa pidió la apertura, para que todas las voces se escuchen. Por otra parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Padre Federico Lombardi, invitó a conferencias de prensa sólo a ciertos obispos, y de las declaraciones de otros obispos, creó su propia síntesis.
Él (Mons. Gadecki) también explicó que la publicación del informe de un solo lado, después de la primera semana del sínodo, ha causado mucha confusión. Este fue un intento de forzar una cierta dirección a través de la publicación de un documento redactado en una forma determinada. En su opinión, después de la publicación de este informe parcial, parecía que el Sínodo se movía en una dirección de “tener piedad por los divorciados y admitirlos en la Santa Comunión y que había poca discusión de los matrimonios regulares”. Pero los debates de la segunda semana, enfatizó, mostraron una dirección opuesta. Los Obispos se concentraron mucho más en la vida y la necesidad del testimonio de los matrimonios regulares, y expresaron mucha gratitud a ellos. Ellos, después de todo, son la mayoría. Las cosas, por lo tanto, se pusieron de nuevo a sus justas proporciones.
El presidente del Episcopado también se refirió a la cuestión de la que se declara la nulidad, o declarar que no existe el matrimonio, por los tribunales eclesiásticos. Recordó que no se puede hablar de “cancelación” de un matrimonio válidamente contraído, sin embargo, este es un error común de los medios de comunicación. “Tal expresión da la impresión de que lo que Dios ha unido, que el hombre puede separarlo, sin embargo, este no es el caso”, – subrayó-.
Mons. Gadecki también expresó su crítica a la idea, adelantada por algunos padres sinodales, de cambiar el procedimiento de anulación del matrimonio si los transfiere de lo judicial al dominio administrativo. La decisión en estos asuntos, sería hecha por el obispo de la diócesis, después de escuchar el consejo de un consejo de clérigos o laicos, que investigaron el caso. Él (Mons. Gadecki) explicó que esta idea no ha ganado aplausos, porque “esto sería banalización del proceso y la trivialización de la responsabilidad de los que se separaron.”
Hablando de los procedimientos de anulación, explicó que este es un problema difícil, porque “demasiada misericordia en esta esfera, si se separa de la verdad, puede causar mucho daño”. Cada caso debe, por lo tanto, ser muy cuidadosamente controlado – a menudo en varios casos (de los tribunales) – porque los esposos en conflicto, a menudo presentan información falsa a la corte.” “El grado de la mentira y el odio de una persona a otra, a menudo es tan poderosa que el descubrimiento de la verdad y el poder llegar a un veredicto justo, es muy difícil” – explicó el presidente del PEC-. Agregó que los tribunales eclesiásticos, que son bastante liberales en este sentido, han recibido en repetidas ocasiones una reprimenda por parte de la Santa Sede.
“Uno tiene que recordar”, agregó, “que el Señor Jesús fue misericordioso con aquellos que se arrepintieron, pero con dureza amonestó a aquellos que no tenían intención de arrepentirse”.
Mons. Gadecki también hizo hincapié en que si ponemos el énfasis principal en la misericordia de padres divorciados, a continuación, se pasará por alto el bienestar de sus hijos. Uno no puede buscar la felicidad a expensas del niño. Agregó que los derechos de los niños deben colocarse en primer lugar, de acuerdo con el principio de que estamos obligados a defender en primer lugar los derechos de los débiles, y tales son los niños.
Basado en la experiencia de la Iglesia, explicó que una de las razones de las dificultades que muchos matrimonios tienen no sólo es el problema de la debilidad psicológica o inmadurez, sino también la jerarquía defines, donde se pone a menudo el tema de la auto-realización en primer lugar. “Esto establece la claridad de objetivo hacia el placer y la autorrealización, o, abreviando, el egoísmo” – agregó.
Explicó que este problema es visible en la realidad polaca, “ya que el 50% de nuestros niños son hijos únicos. Si un niño está creciendo en la atmósfera donde todo es para él, es entonces cuando comienza su propio matrimonio y así, considera que el cónyuge sea también para él”. Según Mons. Gadecki, esta es otra causa grave de la crisis de muchos matrimonios contemporáneos.
Preguntado acerca de las iniciativas post-sinodal es para la familia en la Iglesia polaca, explicó que, en contra de algunos medios de comunicación, los obispos polacos examinarán esta cuestión durante su retiro en Jasna Góra, que tendrá lugar a finales de noviembre. Informó que presentará a los obispos algunas medidas que deberán tomarse en el próximo año, con el fin de preparar a la Iglesia en Polonia para la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos en 2015. Entre otras cosas, numerosos simposios se organizarán sobre este tema, especialmente los destinados a los puntos polémicos tratados en el (último) Sínodo.
Asimismo, aseguró que el tema de la familia y el matrimonio serán muy seriamente abordado en la catequesis de adultos en toda Polonia. Agregó que “si no hay una catequesis eficaz de los adultos, entonces uno puede dudar de la eficacia de los esfuerzos de catequesis dirigidas a los niños”.
Hablando de los desafíos de la nueva evangelización, subrayó que la pastoral familiar debe ser llevada a cabo no sólo por el clero, sino que las familias mismas deben ser incluidas en este esfuerzo, especialmente a las familias que pueden ofrecer testimonio. “Las familias están obligadas a tomar el cuidado pastoral de otras familias, en particular, para apoyar a los que están experimentando problemas y crisis, y también a participar en el cuidado pastoral de los divorciados” – agregó.
Respondiendo a una pregunta de uno de los periodistas sobre si él ha cambiado su línea, porque en el pasado parecía ser un representante de la parte liberal del Episcopado, Mons. Gadecki respondió que las categorías de “liberal” y “conservador” se han tomado de la esfera política, sin embargo, cuando se transfiere el dominio religioso que no describen la realidad de la Iglesia correctamente. En el orden eclesiástico no hay cosas tales como “liberal” o “conservador” sin con el enfoque a la fidelidad al Magisterio de la Iglesia. A lo sumo, se puede ser fiel a la Tradición de la Iglesia, o se puede ser infiel.
[Traducido por: Teresa Larosini. Artículo original]