Google+ Followers

Google+ Followers

Google+ Followers

jueves, 16 de marzo de 2017

Triduo a San Jose Patriarca de la Iglesia

Por la señal...
Señor mío Jesucristo...
V. Benditos y alabados sean los dulcísimos nombres de Jesús, María y José.
R. Amén.
ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS
A Vos recurrimos, bondadoso Patriarca, y con todo el fervor de nuestro afligido corazón os pedimos que, desde el trono de gloria en que os colocaron vuestras virtudes y merecimientos, escuchéis propicio nuestras súplicas y tengáis piedad de nosotros.
Humildemente confesamos que nuestras tribulaciones son pena de nuestras culpas; por eso con dolor de corazón, pedimos a Dios perdón de todas ellas. Alcanzádnoslo, amoroso San José, y por el amor que profesasteis a vuestro Jesús y María y por la autoridad que sobre ellos ejercitasteis acá en la tierra, interceded ahora por nosotros en el cielo escuchando nuestras peticiones y presentándolas Vos mismo a vuestra Esposa inmaculada y a vuestro Divino Hijo para que sean favorablemente despachadas, para mayor gloria de Dios y santificación de nuestras almas. Amén.
Acordaos, ¡oh castísimo esposo de la Virgen María y amable protector mío San José!, que jamás se ha oído decir que ninguno haya invocado vuestra protección e implorado vuestro auxilio sin haber sido consolado. Lleno, pues, de confianza en vuestro poder, ya que ejercisteis con Jesús el cargo de Padre, vengo a vuestra presencia y me encomiendo a Vos con todo fervor. No desechéis mis súplicas, antes bien, acogedlas y dignaos acceder a ellas piadosamente. Amén.
DÍAS
1 | 2 | 3
ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
Gloriosísimo Patriarca San José, castísimo Esposo de la Madre de Dios; a vuestro amparo acudimos, no desatendáis nuestras súplicas y libradnos de todos los peligros.
V. Bendito Patriarca San José, rogad por nosotros.
R. Para que seamos dignos de la gracia que imploramos.
Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, unid vuestros ruegos a los de vuestro castísimo Esposo y por los maternales cuidados que prodigasteis al Niño Jesús, interceded y rogad por nosotros para que seamos dignos de alcanzar la gracia que hemos pedido.
Sacratísimo Corazón de Jesús, oíd benigno las súplicas de María, llena de gracia, y de José, varón justo, para que por su intercesión logremos el favor solicitado, si ha de ser a mayor honra y gloria vuestra y bien de nuestras almas. Vos que vivís y reináis por todos los siglos de los siglos. Amén.
DÍA PRIMERO
Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.
Aquí nos tenéis en vuestra gloriosa presencia, dulce protector nuestro San José, implorando vuestro eficaz patrocinio. Dirigid, oh gran Santo, una mirada amorosa sobre nosotros, miserables hijos de Eva, y alcanzadnos con la gracia que os hemos pedido y las Virtudes de la humildad, pureza y obediencia, la dicha de morir asistidos de Jesús, de vuestra Esposa y de Vos, para bendeciros y alabaros en el cielo eternamente. Amén.
Pídase la gracia que se desea. Rezar siete Padrenuestros y Avemarías en memoria de los siete dolores y gozos de San José. Terminar con la oración final para todos los días.
__________
DÍA SEGUNDO
Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.
A vuestros pies nos postramos con el más humilde afecto, ¡oh incomparable protector nuestro San José!, confiando en vuestro eficaz patrocinio. Dirigid, ¡oh gran Santo!, una mirada amorosa sobre nosotros, miserables pecadores hijos de Eva, y alcanzadnos la gracia que os hemos pedido juntamente con las tres virtudes de tierna piedad, gratitud a los divinos beneficios y firme confianza en Dios, que tanto y con tanto fruto practicasteis Vos mismo, a fin de que enriquecidos con ellas, podamos expirar dulcemente en los brazos de Jesús y María, y alabarlos después en vuestra compañía en el cielo, por toda la eternidad. Amén.
Pídase la gracia que se desea. Rezar siete Padrenuestros y Avemarías en memoria de los siete dolores y gozos de San José. Terminar con la oración final para todos los días.
__________
DÍA TERCERO
Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.
Postrados ante Vos, insigne protector nuestro San José, acudimos también hoy en demanda de vuestro eficaz patrocinio. Dirigid, ¡oh gran Santo!, una mirada amorosa sobre nosotros, miserables hijos de Eva, y presentad nuestras súplicas al Padre Eterno, cuyas veces hicisteis en la tierra tutelando a su Divino Hijo; ofrecedlas también al Espíritu Santo, de quien fuisteis representante como Esposo de María; presentadlas, en fin, al Hijo para que sean benignamente atendidas por la Santísima Trinidad, objeto de todo nuestro amor, ahora y siempre, por todos los siglos. Amén.
Pídase la gracia que se desea. Rezar siete Padrenuestros y Avemarías en memoria de los siete dolores y gozos de San José. Terminar con la oración final para todos los días.

lunes, 13 de marzo de 2017

Letanias a los Santos Herejes por el Hermano Teofilacto Hereticus S.J.

Esta oración tan particular escrita por Teofilacto, me la encontré como un comentario a un artículo de infocatólica.

Letanía de los testigos del Evangelio
San Martín Lutero, ruega por nosotros.
Santa Catalina von Bora, ruega por nosotros.
San Juan Calvino, ruega por nosotros.
Santa Idellete de Bure, ruega por nosotros.
San Ulrico Zwinglio, ruega por nosotros.
Santa Ana Reinhart, ruega por nosotros.
San Enrique VIII, ruega por nosotros.
Santa Ana Bolena, ruega por nosotros.
San Juan Knox, ruega por nosotros.
San Juan Wycliff, ruega por nosotros.
San Juan Hus, ruega por nosotros.
Santos y santas herejes, rogad por nosotros.
De la ortodoxia, líbranos, Señor.
De la falta de misericordina, líbranos, Señor.
De la rigidez, líbranos, Señor.
Oremos:
Oh Dios todopoderoso, que te complaces en las sorpresas de tu Espíritu, haz que por los méritos de estos santos testigos del Evangelio, nos libremos de la rigidez de la ortodoxia y llevemos la misericordia a los pecadores para que se mantengan en su pecado y sientan tu perdón incondicional. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

sábado, 25 de febrero de 2017

FSSPX: El acuerdo con Roma. ¿Suicidio o esperanza?



En los últimos días ha surgido el rumor, que hasta donde podemos saber  tiene un alto grado de verosimilitud, de que la Fraternidad San Pío X habría adquirido ya en Roma, o estaría a punto de hacerlo, la sede de la futura prelatura personal que se ve en la fotografía, para lo cual habría mediado el propio vaticano a través de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.
Se confirme finalmente o no esta adquisición, lo que parece indudable es que hay una gran expectación ante lo que parece un cercano acuerdo que supondría una noticia de gran alcance en todo el mundo eclesial.
Personalmente, tengo una gran esperanza e ilusión porque así se produzca. Tuve el honor y el privilegio de poder conocer en persona a Mons. Lefebvre en el año 1989 en Econe, y me dejó una imborrable impresión. Creo que con la concesión de la prelatura personal se haría un acto de justicia hacia su persona y su obra, como recientemente señaló también Mons. Schneider, el cual dijo estar convencido de que la obra que fundó Monseñor Lefebvre ha formado parte del Plan de la Providencia para salvaguardar la Fe.
Por supuesto no es dogma de fe ni necesario el tener que estar totalmente de acuerdo con todo lo que él hizo o dijo, y como en toda obra también humana habrá habido sus aciertos y desaciertos (más de lo primero que de lo segundo en mi opinión), pero creo que la gran mayoría de los que nos movemos en ambientes “tradicionales” coincidimos en tener un profundo respeto por su figura y pues un ansia de que sea rehabilitada de forma oficial con este reconocimiento de justicia y derecho.
Se suceden continuamente cada vez con más fulgor análisis a favor y en contra de este posible acuerdo, contemplando múltiples puntos de vistas: canónicos, de prudencia, estratégicos, pero con frecuencia se olvida el que para mí es el más importante, el argumento de la salvación de las almas, el de los fieles.
No tiene sentido alguno reabrir ahora debates caducos, pero sí hemos de conceder que los fieles, los simples fieles de a pie que nunca antes han tenido contacto con el tradicionalismo, serían los grandes beneficiados de esta operación. Ellos no tienen que ser especialistas en derecho canónico ni tener conocimiento como para determinar lo que es el estado de necesidad, si las suspensiones a divinis son válidas o no y toda esa cuestión canónica que acompaña a la FSSPX, en cuyo debate no pretendo entrar aquí y que pienso es absurdo siquiera replantear en este momento histórico.
Creo que no merece la pena argumentar que la FSSPX tendría una INMEDIATA entrada de muchísimos fieles y sacerdotes que les da un cierto resquemor su situación canónica “irregular”, y ello conllevaría como efecto inmediato el que MUCHAS más personas tendrán la posibilidad de acceder a los sacramentos tradicionales  y la sana doctrina, pudiendo así salvar más almas que si se siguiera reducido al grupo de fieles habituales. Pienso en cuántos pobres sacerdotes diocesanos hay que viven martirizados por sus obispos y que podrían integrarse en la prelatura.
Si lo vemos desde un punto de vista puramente humano es indiscutible que podría parecer un suicidio, pero si lo vemos desde un plano sobrenatural habría que tener ese valor que tiene el guerrero que se lanza al campo de batalla sin saber sin morirá o no, pero confiando en su comandante que los guiará a la victoria. La Fraternidad San Pedro, a la que se le vaticinaba sería destruida al poco, lleva ya 25 años en liza, y sin obispos, lo cual es un detalle a tener en cuenta.
Se está argumentando mucho que hay miedo a que este acuerdo silencie a la FSSPX, como de hecho ocurre de facto con otros grupos regularizados. Yo, a decir verdad, no tengo miedo de eso porque la repercusión sería poca. Hace 25 años, cuando no había internet, la FSSPX representaba casi la única organización que tenía poder estructural y económico para difundir ideas mediante libros, audios, conferencias. Hoy todo esto se ha relativizado por completo gracias a internet, y pienso que hace ya años que el verdadero peso crítico no lo lleva ni la FSSPX  ni absolutamente nadie similar o de la órbita, sino las páginas webs de laicos muchas de ellas con ayuda de sacerdotes a título individual.
Es momento de unidad, momento de ilusión y sobre todo momento de orar al Espíritu Santo para que nos ilumine a todos en este combate.
Francisco ha traído una gran desolación, pero –y he aquí los caminos insondables del Señor- está consiguiendo unir a muchas personas que están abriendo los ojos y que, olvidando viejas rencillas, empiezan a ver a quienes consideraban enemigos hasta hace poco, como hermanos de batalla.
Recemos por ello.
Miguel Ángel Yáñez
Blogs Adelante la Fe.
In the last days the rumor has arisen, which, as far as we can tell, has a high degree of verisimilitude, that the Pius X Fraternity would have already acquired or would be in Rome the seat of the future personal prelature which See in the photograph, for which the Vatican itself would have mediated through the Pontifical Commission Ecclesia Dei.
Whether or not this acquisition is finally confirmed, what seems to be undoubtedly is that there is a great expectation before what seems a close agreement that would suppose a powerful news in the whole ecclesial world.

Personally, I have great hope and enthusiasm for this to happen. I had the honor and the privilege of being able to meet Monsignor Lefebvre in person in 1989 at Econe, and he left me an indelible impression. I believe that the granting of the personal prelature would be an act of justice towards his person and his work, as Monsignor Schneider also pointed out recently, who said he was convinced that the work that Monsignor Lefebvre founded was part of the Plan of the Providence to safeguard the Faith.

Of course it is not a dogma of faith nor necessary to have to be totally in agreement with everything he did or said, and as in every human work there will have been his successes and failures (more of the first than of the second in my opinion ), But I believe that the great majority of those who move in "traditional" environments agree to have a deep respect for their figure and therefore an eagerness to be officially rehabilitated with this recognition of justice and law.

There is a continuous succession of more and more brilliant analyzes for and against this possible agreement, contemplating multiple points of view: canonical, prudential, strategic, but often the one that is most important to me is forgotten, the argument of Salvation of souls, that of the faithful.

There is no point in reopening expired debates, but we must grant that the faithful, the simple faithful on foot who have never had contact with traditionalism, would be the great beneficiaries of this operation. They do not have to be specialists in canon law nor have knowledge to determine what is the state of necessity, whether suspensions to divinis are valid or not and all that canonical question that accompanies the SSPX, in whose debate I do not intend to enter here And that I think it is absurd to even rethink in this historical moment.

I think it is not worthwhile to argue that the SSPX would have an IMMEDIATE entry of many faithful and priests that gives them a certain resentment of their "irregular" canonical situation, and this would entail as an immediate effect that MANY more people will have the possibility to access the Sacraments and sound doctrine, thus saving more souls than if it were still reduced to the group of habitual faithful. I think of how many poor diocesan priests there are who live martyred by their bishops and who could be integrated into the prelature.

If we see it from a purely human point of view it is indisputable that it might seem a suicide, but if we see it from a supernatural plane it would have to have that value that has the warrior who throws himself to the battlefield without knowing without dying or not, but Trusting their commander to guide them to victory. The Fraternity San Pedro, which was predicted to be destroyed shortly, has been in jail for 25 years, and without bishops, which is a detail to take into account.

Much is being argued that there is fear that this agreement will silence the FSSPX, as indeed it actually happens with other regularized groups. I, in truth, I am not afraid of that because the repercusion would be little. Twenty-five years ago, when there was no internet, the SSPX represented almost the only organization that had the structural and economic power to spread ideas through books, audios, conferences. Today all this has become completely relativized thanks to the internet, and I think that for years now the real critical weight is not carried by the FSSPX or absolutely anyone similar or orbit, but the websites of lay people many of them with the help of Priests individually.

It is a moment of unity, a moment of illusion and above all a moment of praying to the Holy Spirit to enlighten us all in this battle.

Francis has brought a great desolation, but - and here are the unfathomable paths of the Lord - is getting to unite many people who are opening their eyes and, forgetting old quarrels, begin to see those whom they considered enemies until recently, as brothers of battle.
Comentario Jose Luis Ventrice.
Suicidio, con el Antipapa Francisco, nos metemos en la jaula de los leones, por mas linda que sea la Sede Romana. Hoy no es tiempo de medias tintas con un hereje en el trono de Pedro. La verdad en este punto estoy algo decepcionado.
Hoy seria el tiempo de criticar, mas que de callar, por mas bueno que sea el acuerdo. No se puede pactar con el diablo. No soy sede vacante, ni voy a dejar la Fraternidad si se firma el acuerdo... Pero la verdad me duele y temo por todos nuestros sacerdotes y por nos fieles, que finalmente quedaremos sin pastores.
Pues es verdad que abra muchos sacerdotes y religiosos de buena voluntad que quieran entrar en la Fraternidad pero tambien habrá infiltrados que al poco de entrar pedirán rezar la Misa Nueva u otras cosas y ahí vendrán las intervenciones los problemas... Y hay de nos. Ojala este equivocado y Dios permita esto para el bien y la purificación de la Iglesia. Pero tengo mis dudas.
Suicide, with the Antipapa Francisco, we put ourselves in the cage of the lions, however beautiful the Roman Headquarters. Today is not half-time with a heretic on the throne of Peter. The truth at this point I am somewhat disappointed.
Today would be the time to criticize, rather than to silence, however good the agreement. You can not make a deal with the devil. I am not a vacant host, nor will I leave the Fraternity if the agreement is signed ... But the truth hurts and I fear for all our priests and for us faithful, that finally we will be without shepherds.
It is true that he opens many priests and religious of goodwill who want to enter the fraternity but there will also be infiltrators who shortly to enter will ask to pray the New Mass or other things and there will come the interventions the problems ... And there are us. I hope this is wrong and God allows this for the good and the purification of the Church. But I have my doubts.